Artículo

Urbas Fuenlabrada supera a Casademont Zaragoza (82-88)

El conjunto fuenlabreño, bien liderado por Cheatham (19 puntos), se impuso al Casademont Zaragoza tras remontar en el último cuarto.

©
  

Con la ausencia de Mobley debido a un problema gastrointestinal, Alexander se adueñaba de los primeros minutos del choque gracias a su actividad, especialmente en el rebote ofensivo, permitiendo las primeras ventajas madrileñas (6-13, min. 4). Casademont Zaragoza lo intentaba con Vanwijn en la pintura y Font desde el perímetro, frenando el arreón inicial y recortando distancias con las primeras rotaciones (14-16, min. 7). Entrados en los últimos minutos, Ponsarnau probaba con Radoncic y Vanwijn juntos en cancha por primera vez, en una apuesta que sirvió para igualar un tenso primer cuarto.

Manteniendo esa fórmula, tras unos primeros ataques intercambiando golpes, San Miguel ponía a los maños por primera vez por delante gracias a dos triples consecutivos (28-25, min. 13). El choque seguía igualado y aunque el técnico rojillo daba la alternativa a Ramón Vilà y Pavle Stosic, el base maño era quien seguía marcando el camino con su tercer triple del choque, en unos minutos en los que el Urbas Fuenlabrada recuperaba el mando del marcador de la mano de siete puntos de Meindl (37-42, min. 18). Una pequeña renta que los de Raventós consiguieron mantener, gracias al bonus, pese a las últimas transiciones mañas.

Tras la pausa, los madrileños volvieron a imponer un alto nivel físico y pese a que Okoye enchufaba desde más allá del arco, Armand y el rebote ofensivo volvían a ser un problema ampliar la renta (46-53, min. 23). El ambiente se caldeaba con una doble-técnica y aunque ese ambiente crispado parecía favorecer inicialmente a los fuenlabreños, instalados de nuevo en el bonus, la producción de Hlinason en la pintura y un mate de Okoye volvieron a igualar las fuerzas (58-58, min. 25), obligando al tiempo muerto de Urbas Fuenlabrada. Sin embargo, la irrupción del pívot islandés resultó clave para que, con su superioridad física en la zona, Casademont Zaragoza cerrase el tercer acto en ventaja.

El ímpetu de Radoncic hacia acto de presencia en Calatayud para sostener la renta en los primeros compases del último, pero Urbas Fuenlabrada no renunciaba y con triples de Emegano y Cheatham volvía a provocar el tiempo de Ponsarnau (71-70, min. 32). Tras el parón los madrileños siguieron anotando desde la larga distancia para darle la vuelta al electrónico, pero a base de tesón y con la dupla San Miguel y Cook a los mandos, los rojillos volvían a igualar fuerzas (78-78, min. 35). Pero cuando el duelo dejaba intuir otro atractivo final de infarto entrados en los últimos dos minutos, una técnica por protestar fuera de banda en un triple de Cheatham daban la iniciativa y, a la postre, la victoria a Urbas Fuenlabrada.

Casademont Zaragoza 82: Cook (8), Font (10), Okoye (12), Vanwijn (8), McLean (11) -cinco inicial- San Miguel (11), Radoncic (8), Vilà (-), Stosic (-), Hlinason (12), García (2).
Urbas Fuenlabrada 88: Samar (3), Emegano (11), Meindl (12), Cheatham (19), Alexander (13) -cinco inicial- Armand (8), Ristic (6), López (3), González (-), Novak (5), Eyenga (2), Bagayoko (6).

Árbitros: Checa, Benavente, Casero. Sin eliminados. Incidencias: cuarto partido de pretemporada, disputado en el polideportivo de la localidad zaragozana de Calatayud. Antes del inicio del choque, Pep Cargol hizo entrega a José Manuel Aranda, alcalde del municipio, de una camiseta del club, junto a Héctor Sarriá, concejal de Deportes, y Alberto Romea, presidente del C.B. Bílbilis.