Nota de agencia

El Monbus Obradoiro corta su mala racha (87-82)

Un primer cuarto de enorme acierto y unos nervios templados frente a la reacción de Casademont Zaragoza llevaron al Monbus Obradoiro a sumar su cuarto triunfo de la temporada (87-82). Victoria coral, con cuatro jugadores por encima de 16 puntos

acb Photo / A. Baúlde
Ver el vídeo
© acb Photo / A. Baúlde
  

El Casademont Zaragoza alargó su mala dinámica a domicilio después de caer por 87-82 en la pista del Monbus Obradoiro, que rompió una racha de tres derrotas seguidas gracias al acierto que le faltó en Bilbao, con cuatro jugadores por encima de los 15 puntos (Scrubb, Ellenson, Birutis y Robertson).

Tras un inicio de partido igualado (13-10, min5), con Matt Mobley castigando a la defensa gallega, el Monbus Obradoiro pegó un estirón en el marcador que obligó a Jaume Ponsarnau a pedir tiempo muerto, después de que encajaran un parcial 11-5.

Su equipo era incapaz de frenar al lituano Birutis en la pintura, y Thomas Scrubb y Kassius Robertson estaban con la muñeca caliente -dos triples cada uno en el primer cuarto-. La efectividad del Monbus Obradoiro era máxima, y su ventaja aumentó hasta los 15 puntos en el inicio del segundo cuarto (34-19).

Pero ese sensacional trabajo lo tiró por la borda el equipo gallego con nueve minutos horrorosos. Fue incapaz de igualar el juego físico de su rival, mermado por las ausencias de Beliauskas, Álex Suárez y Oliver en las rotaciones, y se precipitó en ataque por su empeño de encestar desde la línea de tres puntos.

Poco a poco, el Casademont Zaragoza fue limando su desventaja y eso aumentó las dudas de su rival, que acabó el cuarto con un pésimo 1/11 en triples. Y lo pagó caro porque los de Ponsarnau se marcharon al descanso mandando después de un parcial 0-7 en los últimos dos minutos (41-42, descanso).

La bronca de Moncho Fernández tuvo que ser monumental porque su equipo se enchufó de nuevo. Seleccionó mejor sus lanzamientos y jugó con mayor agresividad en defensa. Scrubb y Ellenson le devolvieron el mando del duelo, aunque Mobley y Radoncic mantenían a los suyos con vida (60-55) .

La historia del segundo cuarto se repitió en el inicio del último. Monbus Obradoiro se atascó, y su rival apretó el marcador, después de que Okoye explotara una mala defensa de Muñoz para firmar un 3+1. A eso se unió que a Birutis le pitaron su cuarta falta al intentar frenar a Sipahi y Casademont Zaragoza entró en bonus.

Disfrutó de un ataque el equipo maño para igualar, pero los árbitros señalaron falta en ataque de Waczynski en el bloqueo para anular la canasta de Thompson. Y un triple de Hobbs oxigenó a los gallegos, que volvieron a escaparse tras una canasta de Ellenson.

Ponsarnau paró el choque (77-70) y su equipo se puso a cuatro a falta de un minuto y medio. Incluso disfrutó de un ataque para acercarse más, pero el aro escupió el triple de Okoye. Y en la siguiente jugada Braydon Hobbs sentenció, pese a que Okoye enmendó su error anterior con un espectacular triple.

87 - Monbus Obradoiro (32+9+27+16): Zurbriggen (3), Robertson (16), Scrubb (18), Ellenson (17) y Birutis (17) -equipo titular- Viny Okouo, Hobbs (11), Muñoz, Filipovity (5).

82 - Casademont Zaragoza (19+23+19): Mobley (22), Radoncic (8), Okoye (10), San Miguel (2) y Hlinason (6) -equipo titular- Thompson (11), Vanwijn (12), Waczynski (7), Font, Sipahi (4) y Javi García.

Árbitros: Óscar Perea, Alfonso Olivares y Fabio Fernández.

Incidencias: Encuentro correspondiente a la undécima jornada de la liga Endesa disputado en el Multiusos Fontes do Sar ante unos 3.000 espectadores.