Nota de club

Unicaja

Carlos Suárez no seguirá en Málaga

Carlos Suárez y el Unicaja separan sus caminos después de 9 temporadas. En este tiempo el jugador nacido en Aranjuez se ha convertido en uno de los jugadores más importantes de del club, siendo el jugador no malagueño con más partidos disputados

acb Photo / G. Pozo-R. Pozo
© acb Photo / G. Pozo-R. Pozo
  

3570 días de verde y morado. Este es el tiempo que Carlos Suárez ha formado parte del Unicaja, prácticamente una década, entregado en cuerpo y alma a unos colores; un tiempo que le ha servido para convertirse en leyenda de nuestro equipo y en un malagueño de Aranjuez. 437 partidos, miles de entrenamientos y horas de trabajo para vincular su nombre y el del Unicaja en la memoria colectiva del baloncesto español.

Desde su llegada a Málaga en agosto de 2013 ha ido sumando datos estadísticos que le dejan, por ejemplo, como el jugador no nacido en Málaga con más partidos disputados (tercero, después de Berni y Cabezas), con mayor valoración en la historia de nuestro equipo, el segundo máximo reboteador con 1772 capturas, el cuarto en tiros libres anotados con 670 o el quinto en asistencias con 822.

Muchas noches de baloncesto en la memoria de la afición del Unicaja teniendo a Carlos Suárez como protagonista, pero sin duda la del 5 de abril de 2017 fue la más especial. Carlos Suárez se convirtió en el segundo jugador de nuestra historia en levantar un trofeo, aquella Eurocup ganada contra todo pronóstico.

Fue una final de infarto con un Suárez demostrando por qué es un jugador que pasará a la historia de nuestro Club y del baloncesto español. Aquel último cuarto lleno de esfuerzo, valentía, concentración y pasión resume a la perfección qué es el Unicaja y por qué Carlos Suárez ha sido tantos años bandera de nuestro equipo e ídolo de una afición malagueña que siempre ha sabido reconocer el compromiso del que ha sido hasta el día de hoy nuestro capitán.

El Unicaja despedirá a Carlos Suárez el próximo viernes en rueda de prensa en el Martín Carpena, un acto que será un hasta luego, nunca un adiós. Las personas que han engrandecido nuestro Club siempre deben seguir vinculadas por hacer historia del baloncesto de Málaga.