Nota de club

Unicaja

Yankuba Sima: contundencia nacional para el Unicaja

El Unicaja ha llegado a un principio de acuerdo, pendiente del reconocimiento médico, para incorporar al pívot español Yankuba Sima (2,11 metros, 26 años) hasta el final de la presente temporada, con opción a ampliarse una campaña más

Unicaja
©
  

El Unicaja ha llegado a un principio de acuerdo para la incorporación del pívot internacional español Yankuba Sima (2,11 metros, 26 años) hasta final de la presente temporada, con opción de ampliarse una campaña más, a expensas de que supere el reconocimiento médico. El jugador procede del Reyer Venezia, donde ha estado disputando la Lega Basket Serie A italiana y la Eurocup. Esta incorporación se realiza tras la lesión de larga duración de Augusto Lima.

Yankuba Sima es uno de los pívots de mayor proyección del baloncesto nacional. Nacido en Gerona, se formó en las canteras del Sant Josep gerundense y de la Canarias Academy Basketball antes de dar el salto a la NCAA universitaria. En Estados Unidos estuvo en la mítica universidad de St. John's de Nueva York (2015-17) y en Oklahoma State (2017-18).

Tras su etapa norteamericana regresó a España, donde debutó en la Liga Endesa vistiendo la camiseta del BAXI Manresa, donde fue creciendo durante las últimas 4 temporadas. El pasado curso fue una de las piezas claves de la gran temporada del conjunto catalán, promediando en Liga Endesa 7,4 puntos (53,3% en tiros de 2), 4 rebotes y 8,3 de valoración, además de ofrecer un gran rendimiento en defensa e intimidación. Además, se proclamó subcampeón de la Basketball Champions League (BCL) con el conjunto manresano, con unas medias de 6 puntos, 4.8 rebotes y 8.3 de valoración.

Yankuba Sima es, además, un asiduo de la Selección Española durante las Ventanas FIBA con 10 internacionalidades, formando parte del combinado nacional en el que ha coincidido con algunos de sus nuevos compañeros.

El jugador llegará a Málaga mañana viernes para pasar reconocimiento médico y entrenar por primera vez con el equipo.

¡Bienvenido, Yankuba!