Artículo

El Río Breogán se proclama campeón de la LEB Oro

El conjunto gallego, que rompió el partido en el primer cuarto, se ha impuesto al Covirán Granada en el tercer y definitivo partido de la final (57-83), consiguiendo así la plaza de ascenso a la Liga Endesa

CB Granada / F. Rodríguez
©
  

El Río Breogán se ha proclamado este domingo campeón de la LEB Oro, título que le otorga la plaza de ascenso a la Liga Endesa. El conjunto gallego se impuso a domicilio al Covirán Granada (57-83) en el tercer y definitivo partido de la final.

El equipo de Diego Epifanio salió a por todas desde el minuto uno, pasando del 2-0 inicial a un 3-21 que dejaba bien a las claras sus intenciones. Su acierto exterior, especialmente de la mano de Roope Ahonen y Erik Quintela, y su superioridad en el rebote dejó el marcador al final del primer cuarto con un 12-29 que ponía muy de cara el encuentro para los gallegos.

Pero los andaluces no estaban dispuestos a permitir un paseo de su rival y, por eso, ajustando su defensa y dejándose llevar por el empuje de una afición entregada con su equipo, equilibró el juego pero no el electrónico, ya que el Río Breogán seguía firme dentro de la zona, para defender a la perfección su ventaja.

De este modo, se llegó al tiempo de descanso con 20 puntos de diferencia favorable a los lucenses (29-49). Tras el paso por los vestuarios, el guión no varió.

Kevin Larsen, con un triple anotado y una jugada de 2+1, le dio al Río Breogán su máxima renta en el partido cuando había transcurrido poco más de un minuto del tercer cuarto (29-55).

Tras una nueva canasta, esta vez de Adam Sollazo, un parcial de 0-8 y un +28 en el marcador (29-57), Pablo Pin se vio obligado a parar el partido. Sin embargo, los errores en ataque de Covirán Granada seguían llegando y la desesperación de los jugadores se hacía patente, más aún cuando veía como en el equipo gallego todo era bien diferente.

Este tercer periodo fue letal para el conjunto nazarí, que tardó cinco minutos y medio en conseguir el primer punto para su cuenta particular: un tiro libre de Christian Díaz (30-63).

Muy poca historia más tuvo el partido. En el último cuarto, al que se llegó con 42-68 en el marcador, el equipo andaluz siguió buscando la remontada. Pero los gallegos no aflojaban, lo que hizo imposible que se produjera el milagro.

La superioridad del Río Breogán fue patente desde los primeros compases del choque, llevándole así a sellar la victoria frente a un Covirán Granada que, a diferencia de lo sucedido en los encuentros anteriores, esta vez no fue rival (57-83).